Separación de familias migrantes tiene efecto devastador sobre la niñez

Exige efectiva implementación de orden ejecutiva que suspendería la separación de los niños y niñas de sus padres.

2018-06-21
Declaración de World Vision Declaración de World Vision

20 de junio 2018.- Desde World Vision en Latinoamérica y el Caribe, organización humanitaria internacional con 40 años de experiencia trabajando por la protección de los derechos de la niñez en la región, consideramos que la separación de familias migrantes constituye un acto de crueldad, y una acción que viola los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes. Estas acciones violentan la dignidad humana afectando el pleno desarrollo de la infancia atentando contra su derecho a crecer en el seno de una familia.

Desde nuestra organización, hemos seguido con interés el alarmante incremento del número de niñas, niños y adolescentes separados de sus familias en las últimas seis semanas. De acuerdo con el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus iniciales en inglés) se ha identificado aproximadamente 2000 niñas, niños y adolescentes, equivalentes a 70 niñas y niños por día, fueron separados de sus padres, estas acciones

pueden tener un efecto devastador a largo plazo en el desarrollo mental, físico y emocional de las niñas, niños y adolescentes.

Pese a la reciente aprobación de una orden ejecutiva emitida por la Casa Blanca, que ordena la suspensión de la separación de las familias migrantes, World Vision exige la efectiva implementación de dicha orden, respetando el interés superior de la niñez y el resguardo de los Derechos Humanos de las familias.

World Vision Latinoamérica y el Caribe, a través de sus 14 oficinas en la región, se adhiere al llamado de la Organización de las Naciones Unidas, y del Movimiento Mundial por la Infancia a través de sus representantes, quienes condenaron las políticas de separar a las niñas, niños y adolescentes migrantes de sus familiares.

A nivel regional, distintas agencias y organizaciones de la sociedad civil han colocado en la agenda la importancia de atender de manera coordinada una situación que es interés compartido. Niñas, niños y familias poseen un legítimo deseo por la reunificación familiar en contextos de movilidad causados por la explotación sexual, los conflictos políticos y armados y una genuina búsqueda de mejores condiciones de vida y huir de la violencia.

Por lo tanto, desde World Vision Latinoamérica y el Caribe hacemos un llamado urgente al gobierno de Estados los Unidos, México, Guatemala, Honduras y el Salvador para impulsar la creación de un Mecanismo Transnacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en contexto de movilidad, para que los Sistemas Integrales de Protección de estos países trabajen de manera coordinada en la prevención y atención de la niñez migrante.

Es urgente una respuesta que sea coherente con la política implementada en 1965 -de reunificación familiar- que se cumpla y no se elimine, que promueva los derechos y respete la dignidad de cada niño, niña y adolescente de crecer en el seno de una familia. La separación de las niñas, niños y adolescentes de sus familias transgrede el principio del interés superior del niño y los derechos contenidos en la Convención de los derechos del Niño.

Para World Vision Latinoamérica y el Caribe, es una situación crítica de violación de derechos y por ello hacemos un llamado a líderes y tomadores de decisión de los Estados involucrados para detener de inmediato las políticas de separación. Solicitamos a los gobiernos de la región realizar las medidas diplomáticas pertinentes y efectivas para asegurar la garantía de derechos e interés superior de las niñas, niños y adolescentes mexicanos retenidos en todas las modalidades de centros de detención donde se ubica esta población.

Y para las niñas y niños que han sido repatriados a México, se asegure a través de la Procuraduría de Protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes, en conjunto con el Sistema de Protección de derechos, la realización efectiva de los planes de restitución de derechos a estas niñas y niños repatriados.

De la misma manera deseamos expresar nuestro cariño y solidaridad a los miles de niños y familias que en estos momentos están viviendo horas de angustia y dolor. Deseamos encuentren pronto la fortaleza para hacer frente a una situación que nos desafía a todos, especialmente a las niñas, niños y adolescentes.