“Hoy tengo buen techo, con zinc nuevo”

Testimonio sobre la respuesta de World Vision frente a los daños dejados por los huracanes Irma y María en la provincia El Seibo.

2018-06-21
Mercedes y cuatro de sus hijos y nietos que viven en su casa. Mercedes y cuatro de sus hijos y nietos que viven en su casa.

Mercedes vive con sus siete hijos y nietos con edades de entre siete meses y 15 años. Ella es una de las 104 familias de la provincia El Seibo cuyas casas fueron reparadas por World Vision, con fondos de la organización Arthur M. Blank Family Foundation, luego de que los huracanes Irma y María afectaran severamente a los municipios El Seibo y Miches de esa provincia.

“El recuerdo que me queda del huracán María es de nerviosismo y de ver el desastre que hubo. Cuando ocurrió el huracán María yo vivía en una situación muy deplorable. Cuando comenzaba a llover, llovía más dentro de mi casa que afuera. Se me mojaba todo dentro de mi casita. Mi techo era una sola coladora. Tan pronto se nublaba, tenía que poner poncheras por temor a que se me mojaran las camas. Luego vino el huracán María y destruyó mi casa. Se me fue todo el techo. Rápidamente tuve que sacar a mi familia adonde unos vecinos por temor a que hubiera un desastre. Luego que pasó el huracán vino la intervención de Dios primero, y luego de World Vision, quienes hicieron posible que hoy tenga un techo, un techo digno, con buena cobija. Gracias a Dios y a World Vision hoy tengo buen techo, con un zinc nuevo, no un zinc viejo o usado, sino un zinc nuevo. Ya no es la misma casa en donde yo vivía. Ahora es una casa digna”, asegura Mercedes.